Un huerto vertical: La mejor decisión para un espacio pequeño (el invitado de hoy es....)


Si dispones de poco espacio para cultivar tus propias hortalizas, un huerto vertical es la solución. Este es un buen recurso cuando no se dispone de suficiente lugar para que las plantas puedan expandirse en horizontal.

Los guisantes, tomates, pepinos, calabacines, calabazas de variedades pequeñas, habas, judías, etc. son ideales para diseñar un huerto vertical.

Un parapeto o una glorieta donde las plantas puedan trepar en vertical puede formar un huerto muy atractivo y a la vez dar una zona de sombra y relax.

También puedes combinarlas con plantas de jardín cuya flores harán de anfitriones a insectos benéficos y polinizadores. Y si además eliges flores comestibles le darás doble utilidad.

Principalmente hay que elegir la zona donde lo instalaremos. Luego le proporcionaremos tutores verticales a las plantas trepadoras y rastreras guiándolas por el recorrido que deseemos que ocupen. Incluso cortaremos aquellas ramas que sobrepasen el límite deseado.
Las judías de mata alta se adaptan perfectamente al cultivo vertical en una mesa de cultivo pequeña

Ventajas de cultivar un huerto vertical
  • No necesitaremos agacharnos para hacer las labores del huerto pues lo haremos casi todo de pié o sólo tendremos que inclinarnos para llegar a los sitios más bajos.
  • Los frutos no se ensucian, no se pudren ni tampoco se cubren de barro como suele suceder cuando llueve y se producen encharcamientos.
  • Se puede aprovechar para ocultar muros o lugares poco atractivos del jardín.  Incluso para que funcionen como un panel divisorio o para cubrir una valla o alambrada y tener así mayor privacidad.
  • Las plantas apoyadas en estructuras verticales reciben más luz solar y se ventilan mejor evitando así ciertas plagas provocadas por el calor y la humedad.
  • Los cultivos ocuparán poco espacio porque lo aprovecharán y se desarrollarán de manera vertical.
  • Y algo no menos importante es que si cultivamos en macetas o bancales no nos ensuciaremos los zapatos.

Las estructuras en forma de arcos son muy útiles para apoyar plantas trepadoras que nos darán una buena sombra en verano
¿Qué puedo plantar en un huerto vertical?
Tomates, pepinos, guisantes, judías, calabacines, habas, tomates cherry y maíz. También calabazas, melones y sandías pero de variedades pequeñas. El maíz es de por si un cultivo que crece en vertical y se sostiene por sí solo y por lo tanto no necesita ninguna estructura ni tutor para apoyarse.

Los guisantes y judías debemos sembrar las variedades de mata alta o trepadoras.

Las calabazas, calabacines, melones y sandías tienen que ser variedades cuyos frutos no sean muy grandes para que puedan crecer en el aire y no necesiten superficie de apoyo para sostener su peso.

Al decidir el emplazamiento del huerto vertical debemos tener en cuenta que éste no proyecte su sombra sobre otros cultivos.

Formas
Dependiendo de la disposición de las paredes verticales podrá formar estructuras interesantes.

Desde simple paredes o muros a caminos rincones, arcos, pérgolas, laberintos, etc.

Se pueden llegar a formar patrones visuales muy interesantes y decorativos.

Mantenimiento
Algunas variedades de guisantes y judías trepan por sí solas y son ideales para un huerto vertical. En cambio los tomates, berenjenas y pimientos tendremos que ir guiando las ramas nuevas por las aberturas de la malla atravesando los agujeros y que así continúe trepando en vertical.

No debemos olvidar desnietar las tomateras quitando esas ramificaciones que crecen entre dos tallos. Al eliminar las ramas secundarias tendrá mayor rendimiento en frutos.

Se puede aprovechar ampliar y acelerar la temporada de cultivo comprando planteles en invernaderos.  También puedes sembrar antes de la primavera en semilleros cubiertos o protegidos del frío.

No se olvide de volver a sembrar en cuanto el hueco de lo que coseche se quede vacío porque así podrá disponer de hortalizas de forma contínua.

Las plantas de guisantes extienden sus guías rápidamente sobre cualquier enrejado o valla
La tierra
Además de comprar tierra especial en un vivero podemos incorporar compost casero realizado por nosotros mismos con los restos vegetales de las hortalizas que vayamos consumiendo.

Todos los restos vegetales, a excepción de plantas enfermas y semillas, los podemos utilizar para hacer compostaje. Esta es la mejor tierra que podemos utilizar para nuestro huerto ya sea horizontal o vertical.

También es necesario practicar la rotación de cultivos para evitar plagas y enfermedades que se transmiten por la tierra. Además es conveniente hacerlo para no acabar con los nutrientes del suelo.

Por qué conviene cultivar en macetas
  • Porque podemos seleccionar la mejor ubicación: en verano en sitios abiertos y soleados y en invierno en sitios más abrigados;
  • Son decorativas;
  • Se aprovechan espacios pequeños;
  • Cultivar cerca de la cocina es una ventaja y tener productos frescos en la cantidad necesaria a disposición es una verdadera comodidad;
  • Aunque el espacio sea pequeño, si sembramos en tandas distintas variedades de cultivos lograremos una cosecha constante y contínua.

Las celosías y los enrejados nos ayudan a separar los ambientes y ocultar alguna zona que necesite mayor privacidad.
Tipos de macetas
  • Las Jardineras son ideales para un balcón y quedan muy bien colgando de la barandilla pero siempre colocadas hacia dentro por precaución. Una planta rastrera como los tomates cherrys sacarán mucho partido a este reducido espacio. Otros cultivos interesantes para un balcón son todos aquellos de raíces cortas como: lechuga, rúcula, fresa, espinacas, orégano, albahaca, perejil, menta, acedera, caléndulas, rabanitos, berenjenas, pimientos, guindillas, etc.
  • Cestas o macetas colgantes para tomate en rama o para rastreras como las fresas
  • Recipientes de todo tipo: cubos, neumáticos, botellas, latas, barricas, etc. Puedes reutilizar y reciclar cualquier recipiente en desuso. Todo puede servir para convertirse en maceta y agrupadas logran un aspecto muy atractivo
  • Alforjas que se pueden usar para colgar sobre barandillas y lo mejor es que la podemos hacer nosotros mismos. En este tipo de contenedor no hay que depositar demasiada tierra porque entonces la tela podría romperse por el peso. Conviene ponerles plantas pequeñas y livianas como combinaciones de lechugas de distintos colores que darán un toque muy moderno y atractivo.
  • Saco para patatas hecho con plástico tejido o geotextil donde pondremos dos o tres patatitas pequeñas dentro de una tierra suelta y arenosa. Cuando toque cosechar podemos romper la bolsa y recoger todas las patatas juntas o poco a poco ir metiendo la mano e ir sacando de a una, conservando así el envase para otra temporada.
Los bolsillos son muy prácticos y decorativos para vestir un muro
Sobre muros
  • Bolsillos para muros son similares a las alforjas porque son muy decorativos pero no debemos recargarlos en exceso.
  • Repisas y estanterías para ahorrar espacio y cultivar en vertical. Por ejemplo puedes adosar estanterías a una pared
  • Palets colgando como cuadros sobre un muro. Un palet necesitará una malla geotextil a modo de bolsillo en el interior de cada listón. Así formaremos jardineras dentro de él. Apoyado sobre una pared destacará por ser muy moderno a la par de útil.
  • Repisas inclinadas para poner, por ejemplo, acelgas, espinacas, remolacha, lechugas, cogollos, rabanitos, etc.
  • Celosías o enrejados para cultivar sobre una estructura judías, guisantes, calabacines y pepinos.

Las botellas de refresco pueden ser útiles como macetas y quedan muy vistosas sobre un palet
¿Por qué deberíamos cultivar nuestras propias hortalizas?
  • Una razón con fundamento es por la satisfacción de comer los frutos de las plantas que hemos sembrado, transplantado, regado y cuidado con esmero hasta su cosecha.
  • Además tendremos la certeza de que estas hortalizas no llevan ningún producto químico. Como las hemos cultivado nosotros mismos sabemos lo que llevan y lo que no.
  • Por lo saludables que son estos alimentos para nuestro organismo.
Espero que después de haber leído este artículo te animes a comenzar una nueva forma de vida y alimentación. Si decides cultivar un huerto -ya sea horizontal o vertical ésto es sólo una anécdota- lo importante es que experimentes la satisfacción que te aportará cultivar y cosechar tus propios alimentos.



Todas estas hortalizas y más aún podrás cosechar en un huerto vertical.

No he querido presentar a la invitada de hoy al principio del post porque quería que lo descubrieseis una vez leído este pedazo de artículo sobre el cultivo en un huerto vertical. Como siempre es un placer contar con invitados en nuestro blog así que hoy tengo el placer de presentaros a Patricia, la responsable de Portal Jardín Un blog en el que encontraréis información muy interesante y de calidad. Agradecer a Patricia su amabilidad a la hora de aceptar la invitación a participar como invitada y espero que os guste su blog.

Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

  1. Gracias Juanjo, me ha encantado que contaras conmigo para participar en esta sección de tu blog. Espero que a tus seguidores les guste el artículo. ¡Un abrazo y saludos! Patricia de Portal Jardín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer poder contar contigo y espero que les guste y mucho porque desde luego a mí me ha encantado. Un fuerte abrazo y aquí tienes tu blog para cuando quieras. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog miembro de: