El abonado en el huerto urbano "alternativas orgánicas"

Cuando uno tiene un huerto urbano, o un mini-huerto, en un piso o apartamento, uno de los mayores problemas con los que se encuentra es el abonado. Ni que decir tiene y sobra cualquier tipo de explicación, el afirmar que sin un aporte de nutrientes a nuestras plantas, estas no crecerán vigorosas y no nos darán los resultados deseados.

También tenemos que tener en cuenta que, cuando una planta no se alimenta correctamente es más susceptible a las enfermedades y a plagas.

En el huerto convencional, la posibilidad de disponer de abono, con la elaboración de compost, humus de lombriz, o la gran ventaja de poder tener algún tipo de animal de granja, como: conejos, vacas o gallinas, es un punto a favor y que nos ayuda a la hora de mantener una huerta libre de abonos químicos.

Pero cuando nos trasladamos a la ciudad, donde el espacio en el que desarrollamos nuestras actividad hortícola, en muchas ocasiones, es reducido. La cosa se complica un poco.


Nitrógeno: Imprescindible en todo el desarrollo de la planta ya que intervine en la formación de las hojas y en el crecimiento de los tallos.

Fósforo: fundamental en los primeros estadios del crecimiento de la planta y fundamental para el desarrollo de un buen sistema radicular. No se debe descuidar su presencia cuando las plantas empiezan a echar flor.

Potasio: Cuando nuestras plantas están ya formadas y empiezan a florecer este elemento adquiere una importancia capital ya que es el gran estimulador de esta fase.

Calcio: Nutriente que interviene directamente en la formación de los tejidos de la planta y que ésta necesita para la correcta formación de los frutos.

Digamos que no sólo de agua viven las plantas y que "corregir" con el aporte en su debido tiempo de los abonos correspondientes harán que nuestra labor hortícola sea menos laboriosa y más productiva.

El abonado tiene que hacerse en su justa medida, ya que las plantas pueden sufrir por igual, tanto por una deficiencia en la aportación de elementos esenciales cómo por el exceso de los mismos. Pero eso es un tema del que hablaremos en otra ocasión. Para poneros un ejemplo, un exceso de calcio dificulta la absorción de fósforo.


Pero vamos con el abonado en el huerto urbano y las posibles soluciones. La primera forma y la más cómoda, pero no la más recomendable económicamente, es la compra de humus de lombriz en los diferentes comercios hortícolas, con él podemos preparar un estupendo té de humus con el que regaremos nuestras hortalizas. También tenemos la posibilidad de elaborar nuestro propio compost, o tener nuestra propia lombri-compostera. Pero aquí ya interviene el espacio del que dispongamos.

Una mini-compostera, por ejemplo, puede ayudarnos a salir del paso en la temporada de cultivo al mismo tiempo que nos ayuda a eliminar algunos de los desperdicios orgánicos que generamos a lo largo del día en nuestros hogares.

Sobre estos temas hablamos en alguno de los vídeos del canal de YouTube. Aquí os dejo los enlaces para que podáis ver ambas posibilidades.

Té de humus de lombriz.
Mini-compostera.

Pero tenemos una tercera opción y que además, para los amantes de los animales, puede ser una opción bastante atractiva y que nos puede solucionar, en una parte, el aporte de los nutrientes que necesitan nuestras plantas.

Se trata de lo que yo he denominado "el gallinero del huerto urbano" un acuario.......


Sí, lo habéis leído bien, un acuario. El acuario necesita cambios de agua periódicos para que nuestros peces no se mueran, así como la limpieza de los filtros donde hay una gran acumulación de desperdicios, como hojas en descomposición, que alimentan a una gran colonia de diferentes bacterias que interviene en la conversión de elementos nocivos para nuestros peces, en otros que no lo son tanto y que sirven de alimento para las plantas del acuario. Hablamos de los nitratos.

Pero al tratarse de un ciclo biológico cerrado. Es decir, que para la entrada de agua y salida de la misma tiene que intervenir la mano del ser humano, la acumulación de esas sustancias menos nocivas para los peces, acaban acumulándose y se convierten en un problema. Por eso tenemos que hacer cambios de agua.

En el siguiente vídeo os lo cuento sin tanta letra y seguro que lo entenderéis mejor.



Y esto es todo por hoy. Espero que os haya gustado y que si tenéis alguna duda dejéis un comentario en el post y si puedo estaré encantado de ayudaros.

Síguenos en facebook pinchando aquí o hazlo aquí si lo que prefieres es suscribirte a nuestro canal de YouTube.

Nos GuSta la hUerTa

Fotografía pez: autor

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog miembro de: