Los hongos y cómo cultivarlos en casa "el invitado de hoy es ..."

Volvemos con los invitados al blog. Y hoy tengo el placer de presentaros un canal al que sigo con bastante frecuencia porque, además de parecerme una estupenda persona, creo que hace una labor divulgativa muy importante.

Os hablo de Raymundo de El terral de Ray. Podéis pasaros por su canal y echar un vistazo a sus vídeos, porque seguro que no os dejará indiferentes. Puedes hacerlo pinchando AQUÍ. Y ahora os dejo con su post sobre:

Los  hongos y cómo cultivarlos en casa:

Hoy mi sobrino observó en el jardín un cúmulo de paja que tengo en proceso de descomposición para usarla en el huerto y exclamó: “podrías quitar esta basura”. Esta situación no es exclusiva de algunos niños, muchos adultos toman como basura los restos vegetales de su jardín o hasta los restos de hortalizas y cultivos, pero no son basura.

En la actualidad estos restos son muy utilizados para la alimentación animal, pero también para otras muchas cosas, entre ellas la producción de abonos y sustratos para todo tipo de plantas y cultivos. En el caso de los sustratos, uno de los usos muy conocido es el cultivo de hongos para la producción de setas a nivel industrial o casero.

Para hablar un poco de la maravilla que son esta clase de hongo, aclaremos primero que la palabra hongo no significa seta, pero al hablar de setas siempre nos referimos a una parte de los hongos. El cuerpo “vegetativo” del hongo está compuesto por un entramado de hifas que en su conjunto le llamamos micelio, el cual podemos apreciarlo como un algodón blanco desarrollándose entre la metería orgánica, al llegar a cierta madurez, generan una parte muy visible o fruto llamado seta, eso quiere decir que realmente nos comemos las setas y no el hongo.


Los hongos no son considerados dentro del reino animal ni vegetal, pero tienen algunas características de ambos y se clasifican en un reino por separado llamado Fungi. Por ejemplo, los hongos se parecen a las plantas en que viven fijos en el suelo donde se alimentan y que deben adsorber del medio externo su alimento. El parecido con animales es que poseen quitina en su pared celular en lugar de membrana de celulosa como las plantas, también que los hongos adsorben oxígeno para su metabolismo y desechan dióxido de carbono como los animales, característica contraria al as plantas. Es por ello que los hongos son considerados extraordinarios pero raros.

Hablando de su alimentación, los hongos son heterótrofos, lo que quiere decir que se alimentan de otro ser vivo, pero en descomposición (en este caso vegetal). Toman su comida digiriendo de forma externa sus alimentos, descomponiendo la celulosa de los restos vegetales mediante enzimas y absorbiendo posteriormente las moléculas que se disuelven resultado de la anterior digestión, este comportamiento se denomina osmotrofia y permite la absorción de las sustancias sueltas. Este proceso es similar al de las plantas, sin embargo, los hongos toman solo nutrientes orgánicos y las plantas se alimentan de compuestos inorgánicos.

En el siguiente vídeo podrás ver el proceso completo de cómo cultivo mis propios hongos en casa.


Destacan por sus proteínas de alto valor biológico, pero de bajo porcentaje (menos del 7%), poseen una importante proporción de sales minerales, como fósforo, hierro, potasio y sodio (bajo) y algunos oligoelementos como cloro, azufre,  boro, manganeso, cinc, selenio y otros muchos más. El selenio le confiere un valor alimenticio alto, ya que es un micronutriente muy importante para el metabolismo humano.

Proporcionan poca energía, de 25 a 35 kcal/100 g, carbohidratos (4%), fundamentalmente como glucógeno y polisacáridos de cadena corta. Algunas tienen un azúcar característico llamado trehalosa, su contenido en fibra es de un 2,5%, nos ofrecen poca grasa (0,2 al 0,5%) y destaca el contenido en vitaminas del grupo B (B1, B2, B6), niacina y ácido fólico.


Algunos beneficios para la salud son:

  • Potente antioxidante.
  • Alto contenido de polisacáridos que estimula positivamente al sistema inmunológico.
  • Tienen glúcidos que se comportan de una manera muy similar a la fibra, mejorando el transito gastrointestinal.
  •   Estimulan la actividad nerviosa y cerebral.
  •  Muy recomendada en problemas de anemia.

Sin embargo, su relativa riqueza en compuestos nitrogenados, responsables en gran medida de su sabor, las convierte en perjudiciales para personas que padezcan de ácido úrico o gota y problemas reumáticos.

El cultivo de setas orgánicas ha sido una experiencia maravillosa, no solo disfrutamos de comerlas, también de verlas crecer y cuidarlas hasta el final, pero sin duda su sabor, color, textura y olor lo vuelven un alimento excepcional. A mi sobrino le encantan las setas, cuando se dé cuenta que éstas se cultivan en lo que ahora considera basura, comprenderá lo maravillosa que es la naturaleza.


Raymundo Vázquez de El terregal de Ray


Ha sido un placer contar con Raymundo para este post. Como siempre agradecer su tiempo y su amabilidad a la hora de aceptar la invitación para participar en "Diario dun neno labrego" y desearle todos los éxitos con el canal que se merece. Y para ayudar a su sobrino a comprender que no todo lo que se tira es basura aquí le dejo este vídeo, también para vosotros, sobre cómo aprovechar algunos restos que se producen en la cocina en beneficio de nuestras plantas u hortalizas.



Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube.








Comentarios

Blog miembro de: