Cómo conseguir semillas de cebolla. El desenlace final.


Pues llegamos a nuestro objetivo final. Estamos a finales de agosto y nuestras semillas de cebolla están listas para ser procesadas y almacenadas en un lugar fresco y seco, para futuras siembras.

Ha sido un largo camino que empezamos a principios de año y que fuimos siguiendo atentamente para que nuestro trabajo no se fuese al garete. Empezamos eligiendo una cebolla sana y que aún no hubiese germinado y la plantamos en nuestra huerta. Aquí podéis ver el primer vídeo.

Durante los siguientes meses, la cuidamos con esmero y vimos como con el paso del tiempo y la llegada de temperaturas más elevadas, esa cebolla germinaba. Riegos sin encharcar, eliminación de malas hiervas y a seguir esperando y confiar en que el proceso siguiese adelante sin complicaciones.

En este segundo vídeo en el que ya tenemos nuestra cebolla germinada, podéis ver algunos de los cuidados y el proceso que seguimos hasta este momento.



Llegan los meses más calurosos de la temporada, y el riego se hace imprescindible si no queremos que nuestra cebolla, ya germinada, se pierda por el camino. Ahuecamos la tierra y seguimos eliminando posibles competidores y si es necesario, no fue nuestro caso, ya que la tierra estaba bien abonada, incorporamos algo de abono.

Vemos como se forman las primeras inflorescencias, y como la protagonista de nuestro post nos empieza a alegrar la vista, con lo que muy pronto serán semillas. El círculo está cerca de cerrarse por fin.

Y llegó el momento, el buen tiempo, y los cuidados que le hemos dispensado en los últimos meses han llevado nuestro viaje a buen puerto y ya tenemos aquí nuestras semillas.

Ya sólo tenemos que cortar, una vez secas las inflorescencias,  dejar que se acaben de secar y extraer las semillas. Las guardaremos correctamente, este último paso es imprescindible para que se conserven. No pueden llevar nada de humedad, por lo que un correcto secado y un posterior almacenaje, marcarán el éxito de futuras germinaciones.

En este último vídeo os mostramos el resultado final y ponemos punto y seguido a nuestra aventura de cómo conseguir semillas de cebolla. Como podéis ver es un proceso sencillo y que con unos cuidados mínimos y un poco de paciencia no tendréis ningún problema a la hora de ponerlo en práctica. Es recomendable que plantéis varios ejemplares de cebolla, porque siempre puede suceder que alguno no germine o se eche a perder. Elegir siempre ejemplares sanos, ya que este aspecto será uno de los puntos más importantes para no fracasar.

Y dicho esto os dejo con el vídeo y mucha suerte.



Siguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube


Fuente fotos: foto nº 1, foto nº 2

Comentarios

  1. Saludos desde Puerto Rico. Una vez ya han florecido y se comienzan a secar las flores, como hago para que no suelte semillas con el viento? Se le puede colocar algo a las flores para que contenga las semillas? Como por ejemplo que? Me preocupa la humedad que se pueda generar al colocarle algo sobre la flor. Alguna idea?

    ResponderEliminar
  2. Puedes poner una bolsa de papel en forma que rodee la flor. Tiene que estar abierta por arriba para evitar condensación. Para que el viento no la tires ata la flor a un palo clavado en el suelo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog miembro de: